Skip to Content

Cómo saber cuándo cambiar los neumáticos

Cómo saber cuándo cambiar los neumáticos

¿Te has preguntado si ya es hora de cambiar tus neumáticos viejos? El desempeño de tus neumáticos es muy importante para la eficiencia, la seguridad y la funcionalidad de tu vehículo; se estima que 200 accidentes al año se deben a fallas en los neumáticos. La mayoría de los neumáticos se fabrican para tener más o menos el mismo desempeño mientras duran. Sin embargo, llega un punto en el que empiezan a fallar en cuanto a tracción y frenado. Aquí te dejamos unos consejos que te ayudarán a decidir si ya es tiempo de empezar a comprar un nuevo juego de neumáticos y evitar gastar más de lo necesario.

  1. La función principal del relieve en los neumáticos es desviar al agua de la parte inferior del neumático para mejorar la tracción y evitar planear en las calles mojadas. 
  2. Fíjate en el relieve de los neumáticos. Los neumáticos se vuelven inseguros cuando están desgastados, y cuando este relieve es de 1,6 mm ya no es seguro. Puedes usar la prueba del relieve o recurrir a una herramienta especial para eso. Si no tienes una, el indicador es muy económico en cualquier lugar donde vendan partes de auto y es muy fácil de usar. 
    1. Podrías encontrar un indicador de profundidad de relieve descargable en Internet.
    2. Alternativamente, tal vez sea más fácil ir al lugar donde compras tus neumáticos y que te los revisen, si eres cliente frecuente lo harán sin costo.
  3. Pon atención a cualquier desgaste irregular en el relieve. Esto puede indicar un mal alineamiento del neumático, o bien que tengas que cambiarlo de lugar. Un relieve disparejo es señal de que debes llevar a revisar tu carro. 
    1. Si el relieve está muy disparejo o si el neumático se desgasta mucho más rápido de lo normal, dirígete a un taller competente para que revisen tu suspensión y corrijan lo necesario antes de cambiar los neumáticos. Un mal alineamiento o una suspensión desgastada pueden reducir considerablemente la vida de un neumático.
    2. Es bueno rotar tus neumáticos de adelante para atrás y viceversa.
  4. Verifica que no haya protuberancias anormales o "burbujas" en la banda lateral. Una protuberancia en la banda lateral indica que la estructura interna rígida del neumático ha sido dañada y agrietada, permitiendo que la presión de aire llegue a las capas externas flexibles del neumático. Este daño puede ser causado por conducir a través de un gran bache o sobre la acera. Cualquier neumático con una protuberancia en una banda lateral se debe reemplazar de inmediato, independientemente del estado de la banda de rodadura.
  5. Remplaza tus neumáticos al menos cada 6 años. Si no estás seguro, 6 años es el tiempo mínimo recomendado sin importar cuánto los uses, y 10 años es el máximo. Revisa tu manual de propietario para ver las recomendaciones específicas de tu vehículo. Y siempre opta por cambiar tus neumáticos si crees que ya pasaron de los 6 años de vida.
  6. Presta atención a una vibración en el volante. Si los neumáticos se desgastan de forma desigual, es posible que sientas una vibración en el volante al conducir. Probablemente tus neumáticos necesitan ser balanceados de nuevo. Si eso no impide la vibración, más que seguro que tu neumático está dañado. 
    1. Las vibraciones también pueden ser causadas por los neumáticos que están en forma de "copa", lo que significa que tienen un desgaste irregular que ocurre cuando no han sido rotados regularmente.
  7. Revisa si hay grietas. Si ves pequeñas grietas en todo el neumático, significa que el caucho se está rompiendo. Los neumáticos en esta condición pueden desmoronarse, separándose de la cinta de acero y causando daños en el exterior del coche. 

Realizar mantenimientos periódicos de tu vehículo es importante para mantenerlo en óptimas condiciones, así como contar con la garantía de un seguro de automóvil adaptado a tus necesidades de protección.

Back to top