Skip to Content

El impacto de las enfermedades catastróficas

El impacto de las enfermedades catastróficas

Las enfermedades catastróficas representan uno de los mayores desafíos de salud en el mundo, en los últimos años se ha notado un aumento sostenido de este tipo de patologías. 

Reciben diversos nombres, enfermedades crónicas, no comunicables (por diferenciarse de las infecciosas o comunicables), pero comparten características similares: deterioran la salud y se definen por ser prolongadas, de progresión lenta y por carecer, en algunos casos, de curación inmediata.

Dentro de este rango de enfermedades se encuentra el cáncer, la diabetes, los accidentes cerebrovasculares, las cardiopatías y la insuficiencia renal crónica.  

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, este tipo de enfermedades son la principal causa de mortalidad en el mundo. En 2008 la OMS registró 36 millones de víctimas por una enfermedad crónica y en 2016 7 de cada 10 muertes en el mundo fueron provocadas por esto.

Otra característica que tienen es el impacto económico para quien las padece. Los pacientes que tienen enfermedades catastróficas suelen recibir tratamientos continuos durante un largo periodo de tiempo, lo que provoca un gran impacto en la economía familiar.

En promedio, el cuidado de una enfermedad catastrófica tiene un alto costo (el 40% de los ingresos). Representa un desembolso de dinero importante que la persona promedio no puede enfrentar.

Por ejemplo, un procedimiento de inmunoglobulina intravenosa, que ayuda a contrarrestar los efectos del síndrome de Guillain-Barré, cuando el sistema inmunológico ataca el sistema nervioso, puede costar aproximadamente un millón de pesos.

Tener un Seguro de Salud que cubra los gastos que conllevan estas enfermedades de alto costo es importante. Adquirir una buena póliza de seguro garantiza que la persona que padezca cualquier patología mantenga su calidad de vida ya que cuenta con una protección financiera. Ofrece tranquilidad y seguridad. 

De acuerdo a un informe sobre la salud en el mundo publicado por la OMS, los pagos directos, el desembolso por consultas, los procedimientos médicos y medicamentos, en el momento en el que una persona necesita asistencia afectan la economía personal. “Muchas personas que buscan tratamiento y que tienen que pagarlo al instante sufren graves dificultades financieras como consecuencia de ello”. 

El informe resalta que en algunos países hasta un 11% de la población sufre de dificultades monetarias para costear la asistencia médica y el 5% empobrece por pagar los servicios al momento de recibirlos.

El problema del desembolso directo es que evita que las personas busquen la asistencia médica necesaria para mantener su calidad de vida. Por lo que contar con un seguro médico es una forma efectiva para evitar el estrés financiero y enfocar la mente en lo que es más importante: mejorar la salud.

Back to top