Skip to Content

Un hogar limpio de alergias

Alergias en el hogar

Con la llegada de la primavera se intensifican las alergias. Y es que a medida que las plantas liberan más y más polen, miles de personas afectadas empiezan a estornudar.

No se puede controlar lo que sucede en la naturaleza ni el polen que liberan las plantas, pero sí puedes tomar medidas para frenar o disminuir las alergias en el hogar.

Unos pequeños cambios y tu vivienda será un lugar libre de alergias.

¿Qué son las alergias?

Según la Organización Mundial de la Alergia, esta aflicción “es una reacción de hipersensibilidad iniciada por mecanismos inmunológicos”.

Las alergias provocan síntomas ante ciertas sustancias, que para otras personas pueden ser inofensivas, llamadas alérgenos.

Aparte del polen, las alergias a los ácaros, pequeños arácnidos que viven en el polvo y existen en la mayoría de los hogares, afectan a más de un 40% de la población.

Consejos para mantener tu hogar libre de alergias

Evitar la exposición al alérgeno provoca una mejoría de los síntomas de las alergias.

Ventila tu hogar: lo mejor es hacerlo en la primera hora de la mañana y en la última de la tarde ya que el polen es más bajo en esos momentos del día.

Cierra las ventanas y puertas: mantenlas cerradas cuando estés fuera de tu vivienda para evitar que entre polvo.

Limpia, limpia y limpia: se recomienda asear el hogar por lo menos 2 veces a la semana. Lo mejor es utilizar una aspiradora. Otra opción es pasar un paño húmedo sobre las superficies para evitar que el polvo se levante.

Recuerda el aire acondicionado: limpia los filtros de este dispositivo de manera regular.

Protégete: usa una máscara si vas a limpiar y así evitas que el polvo te afecte. Cuando termines de asear la vivienda, sal por unas horas para limitar la exposición a los alérgenos que puedan quedar.

Lava los textiles: lava las cortinas, mantas, almohadas y sábanas por lo menos una vez a la semana con agua caliente a 130 °F. También cubre las telas con protectores especiales contra ácaros. 

Organiza: evita mantener muchos artículos en un solo lugar de manera desordenada ya que pueden acumular polvo. 

Mueve las alfombras: sacúdelas regularmente y mantenlas limpias de polvo utilizando una aspiradora.

Remueve los zapatos: quítatelos antes de entrar al hogar para que no ingresen partículas de polvo y suciedad. 

La limpieza del hogar es la clave para deshacerse de los alérgenos y es fundamental para controlar las alergias. Recuerda que además de esto y los cuidados regulares de la vivienda, es importante contar con un Seguro de Hogar que atenderá tus necesidades en caso de un incidente.

Back to top