Skip to Content

La dependencia a los teléfonos inteligentes

La dependencia a los teléfonos inteligentes

En 2018, el número de usuarios de smartphones del mundo alcanzó los tres mil millones. Para 2021 aumentará  3.8 mil millones. En República Dominicana 89 de cada 100 dominicanos tienen un teléfono celular, 9.4 millones de individuos.

El uso de los smarphones, un teléfono inteligente con funciones más avanzadas, se ha convertido parte de nuestra cotidianidad. Las personas suelen hacer actividades diarias como revisar sus correos electrónicos o las redes sociales, hacer transacciones bancarias o comunicarse con el celular en mano.

Sin embargo, su empleo prolongado provoca problemas de salud y productividad. El uso compulsivo de estos dispositivos puede interferir con el trabajo, estudios y relaciones interpersonales.

Cuando la persona pasa más tiempo en el celular que interactuando con personas reales, es momento de reevaluar el uso de esta tecnología.

Aunque la dependencia o adicción al teléfono no ha sido clasificada como un desorden psicológico, se han identificado patrones problemáticos en las personas que pasan demasiado tiempo pegadas a sus celulares.

Una de las características más reveladoras de que existe una dependencia es el temor a perder el acceso al teléfono o no tener conectividad.

Este problema ha llamado la atención de muchos. La empresa de tecnología Deloitte Global predice que en futuro el 45% de los adultos que utilizan smartphones se preocuparán por el uso excesivo de sus teléfonos para ciertas actividades, y el 45% intentarán limitar el uso de su teléfono de varias maneras.

Otra investigación independiente realizada por SPACE, una aplicación de bienestar digital, encontró que en los adultos existe una gran sensación de emoción asociada con los teléfonos, con un 28% de los usuarios sintiéndose ansiosos si están sin su celular.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, estos son algunos de los efectos que provoca la adicción al celular:

Estilo de vida sedentario: tiempo de pantalla excesivo (asociado, por ejemplo, con una mala alimentación, disminución del tiempo de sueño y falta de condición física) se relaciona con la obesidad y el sobrepeso, así como otros riesgos potenciales para la salud.

Visión: el uso prolongado de productos de pantalla electrónica provoca síntomas oculares y visuales como malestar ocular, fatiga ocular, ojo seco, dolor de cabeza, visión borrosa e incluso doble.

Problemas musculoesqueléticos: afecta la postura de los usuarios y causa síntomas musculoesqueléticos.

Audición: los dispositivos electrónicos con funciones de entretenimiento de audio pueden típicamente generar niveles de sonido nocivos, que pueden estar vinculados a la audición permanente.

Desarrollo social: pasar demasiado tiempo en línea pueden causar el retiro social y / o dificultar el desarrollo de habilidades sociales.

Controlar el problema

Es importante identificar los factores que te llevan a tomar el celular en todo momento y tratar de controlarlos. También existen diversas aplicaciones que ayudan a eliminar las distracciones, bloquear el aparato y cronometrar el tiempo que se pasa en el teléfono.

Si sientes que es un problema que se te escapa de las manos, lo mejor es consultar a un especialista. Tu Seguro de Salud te respaldará en estos casos.

Back to top