Skip to Content

No dejes que el estrés controle tu vida

No dejes que el estrés controle tu vida

Todos lo hemos experimentado, ya sea por el trabajo, problemas financieros o circunstancias de la vida.

El estrés es algo normal, es una respuesta de nuestro cuerpo ante situaciones específicas. Incluso puede ser beneficioso si nos motiva o nos ayuda a evitar peligros. Sin embargo, cuando se torna algo constante a largo plazo, puede tener un impacto negativo en el bienestar físico y mental.

¿Qué es el estrés?

De acuerdo con la Fundación de Salud Mental del Reino Unido, en su nivel más básico, el estrés es la respuesta de nuestro cuerpo a presiones generadas por una situación o acontecimiento.

Cuando nos encontramos en situaciones estresantes, el cuerpo libera una hormona llamada cortisol que activa una respuesta de lucha, que nos hace actuar rápidamente ante situaciones.

La Asociación Americana de Psicología distingue dos tipos principales de estrés:

Agudo: el más común. Se caracteriza por afectar a corto plazo y desaparecer rápidamente.

Crónico: que afecta a largo plazo. “El estrés agotador que desgasta a las personas día tras día, año tras año”.

No existe edad específica para sufrir de estrés, puede afectar tanto a niños como adultos. De igual forma, la respuesta ante situaciones estresantes varía de persona a persona.

Cuando el estrés se torna un problema y aparece en situaciones que no necesariamente son detonantes del mismo se empiezan a sentir manifestaciones como las siguientes:

  • Dolor o tensión en la cabeza, pecho o músculos.
  • Problemas digestivos como diarrea, nauseas, vómitos o gastritis.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Problemas para dormir y concentrarse.

También el estrés crónico puede provocar problemas más serios como depresión, ansiedad, ataques al corazón e hipertensión, según la Asociación Americana de Psicología.

Incluso, un estudio publicado en 2018 establece que un individuo que sufre estrés intenso tiene mayores probabilidades de desarrollar una enfermedad autoinmune.

¿Cómo podemos manejar el estrés?

No podemos eliminar el estrés totalmente, pero sí manejarlo de una manera efectiva y así tener una vida más feliz, saludable y productiva. La clave está en encontrar un equilibrio.

Identifica los detonantes: ¿qué provoca las sensaciones de estrés? ¿Cuándo lo sientes? Monitorea diariamente y anota las situaciones que están provocando el problema. Al saber lo que te molesta, puedes enfrentarlo de una mejor manera. Por ejemplo: si es por el trabajo, quizás puedas organizar mejor tu día para aumentar la productividad.

También es importante trazarse metas reales y controlar las expectativas.

Entiéndelo: reconoce que el estrés es algo natural y no tiene que controlar tu vida. Ese sentimiento de angustia pasará.

Respira: si te ves muy estresado, realiza ejercicios de respiración. Te ayudarán a mantener la calma y pensar claramente. Otro consejo es que cuentes hasta 10 y camines lejos de lo que te está afectando. Enfócate en lo positivo.

Descansa: duerme, práctica tus actividades favoritas de entretenimiento o ejercítate. Es importante descansar la mente.

Busca ayuda: si sientes que no puedes manejar el estrés, comunícate con un especialista.

Tu salud física y emocional es lo más importante. Cuidarla debe ser una prioridad por lo que es importante que te prepares con un Seguro de Salud que garantice tu protección si llegas a enfrentarte con una enfermedad grave.

Back to top